Recommended if You Like
Barricada Los Suaves Platero y Tú

Genres You Will Love
Rock: Garage Rock Rock: Rock en Español Moods: Mood: Fun Moods: Mood: Funny

By Location
Spain

Links
Bandcamp Web oficial

Jose Rockalcohol

Nací un 15 de mayo, en la ciudad de Barcelona, en el año 1977.

Mis primeros tres años de vida los viví, según parece, en la ciudad Condal. Yo, la verdad, de eso poco me acuerdo. Por problemas de espacio en el piso donde vivía con mi familia nos mudamos a Rubí, ciudad obrera de la provincia, también de Barcelona.

Ahí tuve mi infancia, mis primeros amigos y mis primeras travesuras también. Según me he informado, nunca tuve de pequeño ninguna debilidad especial por la música, supongo que como la de todos los niños: bailar y bailar...

Acabando la EGB de la época, y un año antes de las olimpiadas del 92, entró en mi casa una cinta de cassette de los Barricada. Recién sacaban el álbum "Por instinto", y seguidamente y sin control, entraron también los Kortatu, los Suaves y hasta Helloween.

Empezaron los problemas en casa por culpa del volumen de la radio y de mis primeras pulseras con pinchos. Con esa edad uno está lo tonto que desee... y yo lo empecé a estar muchísimo.

El rocanrol entró en mi cabeza sin precedente alguno. Justo me coincidió, supongo, en la época del paso de niño a joven, y de ser un niño bueno pasé, en meses, a ser un buen cabroncete.

Todo este cambio, claro, lo acompañó la Señora Birra y el Señor Calimocho, que pasaron a ser parte demasiado importante de mi familia.

Con chupa de cuero, pelo revuelto y bambas tobilleras, empezaba ya a juntarme con la misma chusma que yo, que por supuesto, frecuentábamos los bares más radicales de la ciudad de Rubí.

Tanta musiquita y tanta birra, al final, con la flipada que llevaba en mi cabeza, me senté, por fin, delante de una batería.

Recién cumplidos los 16 años de edad, con ansia por vivir y con ganas de soñar, empezamos mis colegas y yo en el mundo de la música. Sin tener ni puta idea, sin nadie que me enseñara, pero todo daba igual. Sólo quería tocar y tocar, y poder ser, algún día, como los Barricada ésos, que hacía ya tres años que oía sin cesar.

Konciencia2 se llamó mi primer grupo, Sacrificio su continuación, y Máscaras el nombre final de aquella ilusión de cinco chavales de Rubí.

Pasaron los años, mejoramos en los instrumentos, pero perdimos esa magia de adolescente, e hice un parón en mi ilusión musical. Novias de por medio, lo típico, ya se sabe.

Pero no tardé en volver a las andadas. Con 22 años de edad, alguien que para mí había sido un puto ídolo, una estampa obligada en los pósters de mi habitación, me preguntó que si quería tocar con él. Ramón Sogas, nueve año bajista de Extremoduro, un día, en el Ateneo de Rubí, me dice: "Tío, estoy buscando batera. ¿Te apuntas?".

La luz en mi vida se iluminó otra vez, y esta vez hasta con artistas de verdad a mi lado. Ramón Sogas (Sinvergüenza) y mi Guillem Olivé. Increíble experiencia con Ramón, e incalculable la cantidad de cosas que aprendí de su música: "El Rocanrol".

Esa energía interior y mil historias demasiado buenas y muy malas con las relaciones con las "niñas" y con la vida en sí, hacen que decida pasar yo a contar mi vida también.

Chapurreando la guitarra (igual que ahora), y escribiendo con toda la pasión que podía salir de mi ser, decidí formar el grupo de mi vida: Rockalcohol.

Año 2001. Los mismos Sacrificio de hacía siete años: Pájaro, Picku, Eloy y yo volvemos a dar guerra, pero esta vez de otra manera: contando yo mis historias.

El señor Jose Ruiz "El Pichu" se unió a la batalla poniéndole la voz a esas melodías, que yo nunca tendré huevos a cantarlas bien afinadas.

Grabamos el primer CD a finales del 2002. La cabeza se me cruzó, la vida pasaba y quería más. Aparecimos en Córdoba, el azar, sin pensarlo, y nos quedamos a vivir, así porque sí. Nos mudamos el Pichu y yo. El resto de la banda se quedó en Rubí.

Sigo componiendo, sigo llorando por las noches, escribiendo letras y fabricando melodías silbables, y la cosa sube aún más de nivel. Juan Carlos Pastrana nos coge el compás y se une a la banda.

Grabamos un segundo CD, año 2003, "El destino es un cabrón". Rafa Virtual nos da la vida para poder llevar todas esas canciones a los escenarios. Directos y más directos, y la cosa, mi ilusión, mi vida coge fuerzas mayores.

El Pichu se vuelve para Rubí. Problemas varios. Pero reemplazamos su baja con dos fichajes de bandera, el Luiso Medina y el Antuán Lamur.

Año 2005. El nombre del CD fue "Arteinsanía", "El arte de hacerlo todo muy mal". Con este CD subimos de escalón. Empezamos a dar vueltas por España haciendo directos (Mi sueño, en otro nivel sí, pero se hizo realidad: la gente que no conozco de nada canta mis canciones.)

Dos años dando bandazos y creciendo como músicos y personas, y el Luiso deja Rockalcohol. Algo tendré, que todo el mundo se va apartando de mí, pero no sé lo que es, la verdad.

Nos quedamos cuatro, y estos cuatro seguimos hacia delante, dándolo todo. Cuarto CD Rockalcohol, "Se prohíbe el cante". Año 2008. Muchos bolos ese año.

La cosa afloja en el 2009, y yo me planteo un cambio en mi vida musical. Estamos hablando de que ya no es el año 91, ni tengo espinillas en la cara, ni pulseras de pinchos en la muñeca.

Tengo 33 años, una hipoteca de por vida, una relación seria con mi pareja, y un curro que es una ruina, como supongo que les pasa al resto de españoles.

Total, mil cosas en la cabeza que me absorben y me hacen pisar el freno. Mi ilusión, los que me conocen de verdad, saben que mi vida, mi rockalcohol... cuelgo la toalla.

Enero de 2010, nueve años después, 4 CDs, alguna centena de bolos, digo yo. Pero yo personalmente cierro mi sesión. Seré un culo inquieto o, como se explica en la canción "Declaraciones", quizá fui demasiado fiel a mi sueño. Tan fiel que no puedo dejar esto. No puedo dejar el rocanrol.

Seré un músico malísimo, un batería regulero y fullero, el peor de los cantantes, cualquier comeollas cuando voy demasiado bebido. Pero me tendréis que perdonar pero sigo. Sigo en pie.

Mi nombre, Jose, mi apellido, Rockalcohol. Mi ilusión, la de siempre, la de hace veinte años. La de ser como los Barricada esos, la de ser algún día un artista, o como se diga.

Vosotros tenéis la última palabra.