Isidro Nieves | Isidro Nieves Guitarra de Son

Go To Artist Page

Recommended if You Like
Cheo Hurtado Mono Blanco Son de madera

Album Links
official website

More Artists From
Mexico

Other Genres You Will Love
World: World Traditions Latin: Latin Folk Moods: Solo Instrumental
There are no items in your wishlist.

Isidro Nieves Guitarra de Son

by Isidro Nieves

Baroque son jarocho improvisation from the mexican countryside in the hands of this veteran master of the guitarra de son
Genre: World: World Traditions
Release Date: 

We'll ship when it's back in stock

Order now and we'll ship when it's back in stock, or enter your email below to be notified when it's back in stock.
Sign up for the CD Baby Newsletter
Your email address will not be sold for any reason.
Continue Shopping
available for download only
Share to Google +1

Tracks

Available as MP3, MP3 320, and FLAC files.

To listen to tracks you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Sorry, there has been a problem playing the clip.

  song title
share
time
download
1. El Siquisirí
Share this song!
X
4:18 album only
2. La Manta
Share this song!
X
2:04 album only
3. El Colás
Share this song!
X
5:10 album only
4. El Butaquito
Share this song!
X
3:30 album only
5. El Borracho
Share this song!
X
2:02 album only
6. La Tuza
Share this song!
X
2:43 album only
7. La Morena (tono mayor)
Share this song!
X
3:26 album only
8. La Bamba
Share this song!
X
3:33 album only
9. La Guacamaya
Share this song!
X
3:21 album only
10. El Balajú
Share this song!
X
3:12 album only
11. El Toro Zacamandú
Share this song!
X
3:30 album only
12. El Cascabel
Share this song!
X
3:22 album only
13. El Pájaro Cú
Share this song!
X
4:06 album only
14. El Zapateado
Share this song!
X
3:28 album only
15. El Pájaro Carpintero
Share this song!
X
3:00 album only
16. Las Poblanas (tono mayor)
Share this song!
X
2:10 album only
17. El Copiao
Share this song!
X
1:39 album only
18. El Copiao (regreso)
Share this song!
X
0:55 album only
19. Entrevista con Isidro Nieves
Share this song!
X
10:15 album only
preview all songs

ABOUT THIS ALBUM


Album Notes
This is the most recent CD to be produced by Anona Music.


See Isidro Nieves recording the CD on YOUTUBE.

http://www.youtube.com/watch?v=t-zVsVyCzHU

The following are the liner notes. For the moment they are only in spanish.

Yo nací en un lugar que le decían, Amajaque, municipio de Acayucan, está cerca de Acayucan. Antiguamente se tomaba la región, Corral Nuevo y de Corral Nuevo, Acayucan. Era lo que existía de ir a cualquier cosa, a Corral y si no, a San Juan. Pero donde yo nací pertenece a Acayucan. Ahí está el lugarcito de Aguapinole que también es municipio de Acayucan. Entonces el pueblecito de (Amajaque), le voy a decir, era una ranchería, le nombrábamos antiguamente nosotros, que es Amajaque, se perdió, porque quedó dentro del ejido de Agua Pinole, entonces toda esa gente reunió en Agua Pinole porque era el pueblito más grande. Ahí se reunió toda la gente cuando el ejido se hizó. Entonces yo ya me vine. Ahí crecí, un poco más, ahí anduve pa´arriba y pa´abajo. De ahí pues salí, como se dice antiguamente a regar el… la vida, a ver como la recoje uno, como le encuentra pero yo chamacón todavía, como la edad de nueve años, me salí yo rumbo a Acayucan. Era como el año cuarenta. Yo nací en el año 32. Del 15 de mayo del 32. El 15 de mayo es San Isidro. Entonce yo iba y venía a mi pueblo. Así fui creciendo y fui creciendo, pero yo ya traía mucha emoción en el requinto. Ya tocaba la jarana.

¿De donde le vino, de su familia?

Mi papá nunca tocó. Casi mis familiares muy poco. Solo alguno que yo conocía que tenía una jarana y sí tocábamos pero nada más daba unos pasitos y hasta ahí y nunca le conocí la forma de tocar. Hasta ahí nada más. Ya de ahí vine yo conociendo otros músicos pero muy acá. A mi me gustaba mucho andar de jaranero con los señores grandes aquellos cuando se celebraban las bodas. Me acuerdo los casamientos. Se comenzaban a veces hasta los jueves. Del jueves hasta el domingo, entonces cierta gente comenzaba el jueves y cierta gente comenzaba el mero día viernes, que era ya la arreglada de las cocineras y todo, ya que cocían la comida, que cocían los tamales, para el sábado. El sábado en la madrugada. El viernes a amanecer sábado. Me acuerdo que era para matar totoles. Entonces en aquella époco para matar totoles, para matar gallinas, para el mole, para la fiesta, para el almuerzo que le iban a dar al papá de la novia y a los novios, todo eso era una junta que se hacía el sábado, pero la comida de que mataban reces, cochinos y todo eso, era el viernes y mucha gente el jueves. Otras veces nos invitaban e íbamos desde el jueves. El día viernes ya amanecíamos allá con la familia y todo el día de música, y en la tarde ya el fandango, y el sábado todo el día y la noche otra vez hasta el día domingo. Eran esas épocas.

¿Quién tocaba?

Había mucha gente que se arrimaba. Antes namás buscaban un… vamos a suponer un guitarrero. Dices -¿Tu tienes músicos? Dices –Sí fulano toca conmigo, lo vamos a invitar. Y se hacía un grupo, y de ahí ya se arrimaba la gente, de varios lugares, de ahí cerca. Estaba La Jimba, estaba La Peña, estaba El Zapote, estaba Cascajal, estaba La Laguna, estaba Michapan. Todos estos pueblitos. Algunos jaraneros se juntaban ahí por gusto nada más, y se hacía un fiestón tremendo. Si a mi me tocaba ir a Corral la gente de ahí de Corral y de otros lugares se arrimaba y al fandango. Era puro fandango. Casí los bailes no se observaban. Era muy raro el que conseguía una marimba. No había baile, puro fandango.

Yo ya tocando mucho más después, porque cuando a eso, yo andaba así que aprendiéndole a los señores grandes. Yo veía como se emborrachaban, se caían, dormían, volvían a pararse, volvían a tocar, se volvían a emborrachar, en fin. Y yo viendo los jaraneros, y yo con mi jaranita. Traía una jaranita chiquita.

Había un señor que asegún todavía vive. Se llama Tacho Román. Era guitarrero. Es zurdo. Entonces a mi me gustaba mucho como tocaba. Me llamaba la atención de verlo. Claro de ahí me nació el gusto y le cuento a mucha gente que ahí compré un requinto en aquella epoca. Yo era chamaconcillo pero ya tenía unos dos años de andar tocando la jarana cuando ya me atreví a comprar un requintito que me costó 1 peso 20 centavos. Allá lo tenía arrumbado ese señor, en un tapanco. Negrito de humo pero me lo vendió y lo arreglé, lo lavé y todo y seguí. Ahí estaba toda la noche tocando, y así fui aprendiendo y aprendiendo.

La primera jarana la pedía prestada con unos de por ahí porque no tenía. (Mi primer instrumento) fue el requinto. Ya después empecé al puro requinto y lo logré bastante fíjese, que últimamente yo quería que ese señor me enseñara a tocar la guitarra como la nombrábamos antiguamente, pero no eran gente de enseñanza no. Yo me acuerdo que fui una vez a su pueblo que se llama La Jimba de Michapan, ahí era su lugar, entonces fui una vez y le dije -¿Porque no me enseñas Tacho? Nos tratábamos de parientes -¿Por qué no me enseñas unos pasitos? Agarró el requinto y me lo dió y como era zurdo nada más me dijo -Así mira. Ahí me dejó y se fue. Hasta ahí. Y yo ya lo vi que no tenía interés de enseñar. Yo sí tenía interés de aprender. Lo que hice fue puro viendo, y viendo, y viendo.

Había un señor, que ya tocaba el requinto. El señor era de Los Acevedo. Gregorio Acevedo. Era del Blanco del Nopalpan, pero lo conocí aquí en La Peña, ahí vivía y ese tocaba muy bien el requinto. Tocaba bastante. Y le gustaba mucho pero nuca fui con él. Yo tocaba lo que veía en otros lados. Lo que yo oía y ahí me iba yo.

Dejé un tiempo de tocar el requinto porque me fui a Puebla. En el 76 llegué a Puebla. Y ahí estuve trabajando como veinte años. Más de veinte años estuve ahí trabajando en perforación. Yo trabajé ahí con muchos ingenieros de Puebla. Pero yo cada año venía yo a San Juan. La fiesta de diciembre. Aquí comienza el 24. En aquellos años empezaba el 24, hasta recibir el día primero de enero. Y de ahí se esperaba el último fandango que era el seis de enero, Reyes. Entonces eran 8 días de fandango y yo venía exclusivamente por el entusiasmo del requinto. Yo no tenía (requinto), porque el que tenía yo me lo llevé allá a Puebla, rodando, yo no me daba tiempo. ¿Con quien tocaba yo? Y un día lo vine a hallar que tenía agua para los pollitos, pues ya como no le hacía caso. Acá me prestaban instrumento. Toda la noche me la pasaba tocando. Pasaba la fiesta y me volvía yo a ir que tenía yo que trabajar. Y así es como me divertía yo hasta que llegó el momento otra vez de regreso.

Y llegué otra vez a Aguapinole. Y allá fue donde nació los Panaderos, que ahí empecé a juntar músicos, y a seguirle adelante, volví a revivir mi… que aquí no se oía, todo esto estaba perdido. San Juan fue un pueblo muy notado por los fandangos, y todavía hay unos jaraneritos por ahí, pero entonces eran unos fandangazos, bueníssimos que se hacían aquí. Habían unas señoras que hacían fandangos cada ocho días. Solamente cuando ya vine me empecé a juntar con esta gente y ya hicimos un grupito y ya anduvimos. Y ya empezamos a crecer y ya fue que llegó el momento de hacer Los Panaderos porque ese mismo Noé me convidó a Minatitlán. Yo nunca había ido a un encuentro de jaraneros, y ya creo ahí empezaban a hacerlos. El vino y me invitó. Entonces yo tenía un horno, hacía yo pan en Aguapinole, y vino ahí porque de ahí son sus suegros, nos conocemos muy bien de hace muchos años, entonces me dijo -Quiero que vayan a tocar a Mina, con tu gente vas, nada más necesito que te compras zapatos blancos, pantalón blanco, guayabera blanca, sombrero blanco. Entonces le dije a los compañeros -¿Se arriesgan? hacer lo posible para comprarlo, y lo hicimos, y nos fuimos. Dice -Póngale nombre a su grupo. Y le digo -¿Que nombre le vamos a poner? –¡N´hombre! Vayan ustedes y cuando lleguen allá ya tienen el nombre. Yo les voy a decir que nombre se les va a poner al grupo. Se le ocurrió luego luego poner Los Panaderos. Antes nos anunciaban Los Panaderos de Aguapinole, pero como la cosa siguió y siguió y al poco tiempo se dividió otra vez, pero como yo seguí, seguí. Yo no dejé de no hacer grupo. Ya me pasé acá, y ahora Los Panaderos de San Juan Evangelista. Aquí vivo. Ya tengo los quince años o quizas más. Me vine acá y ya me quedé aquí.


Reviews


to write a review