Luis Muñiz | Al derecho y al revés

Go To Artist Page

Recommended if You Like
Diego Torres Habana abierta Julio Fowler

More Artists From
Venezuela

Other Genres You Will Love
Latin: Cuban Pop Latin: Cuban Pop Moods: Solo Male Artist
There are no items in your wishlist.

Al derecho y al revés

by Luis Muñiz

ES UNA PRODUCCION POP LATINO CON MUCHO CONTRASTE Y FUSION,DONDE LA COLUMNA VERTEBRAL SON LOS RITMOS CUBANOS,FUSIONADOS CON ELEMENTOS DE FUNK,R&B,HIP HOP,BLUES,JAZZ,WORLD MUSIC, SE MEZCLAN SONIDOS ELECTRONICOS Y ACUSTICOS.
Genre: Latin: Cuban Pop
Release Date: 

We'll ship when it's back in stock

Order now and we'll ship when it's back in stock, or enter your email below to be notified when it's back in stock.
Sign up for the CD Baby Newsletter
Your email address will not be sold for any reason.
Continue Shopping
available for download only
Share to Google +1

Tracks

Available as MP3, MP3 320, and FLAC files.

To listen to tracks you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Sorry, there has been a problem playing the clip.

  song title
share
time
download
1. Al Derecho y Al Revés
Share this song!
X
4:50 $0.99
2. Premio Nobel
Share this song!
X
4:28 $0.99
3. Mujer de Mis Esperas
Share this song!
X
3:39 $0.99
4. Por la Mitad
Share this song!
X
3:45 $0.99
5. Disfraz
Share this song!
X
4:20 $0.99
6. Media Naranja
Share this song!
X
4:28 $0.99
7. Hombre Muerto
Share this song!
X
3:25 $0.99
8. Oleo A Una Mujer Con Bikini
Share this song!
X
4:31 $0.99
9. Lo Sabes Tu y Lo Se Yo
Share this song!
X
3:42 $0.99
10. Si Cocinas Como Caminas
Share this song!
X
3:34 $0.99
11. La Última Cancion De Ana
Share this song!
X
3:43 $0.99
12. Fin de Mundo
Share this song!
X
4:41 $0.99
preview all songs

ABOUT THIS ALBUM


Album Notes
AL DERECHO Y AL REVES: un tributo a la voluptuosidad femenina 1 A Luis Muñiz le conocí en una de mis visitas a la peña de Marta Valdés en la casona que Teatro Estudio tenía en la calle Línea entre D y E. Junto con Pavel y Gema era uno de los pocos trovadores verdaderamente hechizado por el filin, conjurado con fervor alrededor de la totémica figura de la cantautora. Casi siempre que coincidí con él en aquellos años le encontraba en compañía de Vanito, Alejandro, Luis Barbería o Medina que por entonces solían frecuentar y compartir canciones en la esquina de 13 y 8 en el Vedado. Sospecho que aquellas peñas y amistades iniciales, en esa órbita de re-encuentro y devoción por el filin, de fascinación por el pop-rock argentino y el tropicalismo brasilero, marcaron hondamente su sensibilidad musical, trazaron las coordenadas referenciales a partir de las que fue germinando su canción y donde es posible descifrar las claves de su andamiaje sonoro, poético y vocal, su tejido más íntimo. Posiblemente Luis Muñiz sea el gran ausente en aquella antológica recopilación producida por Pavel y Gema para el sello “Nube Negra” titulada “Habana Oculta”. Allí concurren precisamente un grupo de trovadores que por imaginario y poética sonora comparten con él, en mayor o menor medida, esa tríada de brújulas musicales que de alguna forma caracterizaron la canción de autor que emergió en los 90 en un país que aventuraba ya su próxima diáspora. Entonces, ya este actor de la compañía Teatro Estudio pero con alma de músico había levantado vuelo, instalando su residencia en Caracas. Para quienes conocemos su fecundidad y hemos disfrutado durante estos años de su exquisito hacer, sospecho que una obra tan temprana y voluminosa como la suya ha permanecido demasiado tiempo soterrada o congelada entre demos y maketas. Lo más seguro es que este, su primer trabajo discográfico sea tardío y nos haya privado presenciar sus transiciones o esos ciclos de avance y retroceso, de aciertos y desaciertos por los que casi todo creador transita en su búsqueda. Sin embargo ha merecido la pena tanta espera, su paciencia ha sido al fin recompensada y ahora ya puede inflarse de júbilo y celebraciones. “Al derecho y al revés” título de este CD compuesto, interpretado y coproducido por Luis Muñiz con la estrecha colaboración en la producción y los arreglos de Luis Márquez; muestra con rotundidad la madurez musical y la plenitud de un trovador que ha conseguido alejarse de la coralidad inicial y reinventar sus fuentes e influencias para alcanzar así la síntesis de un recorrido, el equilibrio de una poética que consigue una criollez muy personal, un registro propio y consistente. 2 “Al derecho y al revés” es un disco romántico de principio a fin, esas son sus credenciales más claras, sus atributos visibles e inmanentes De hecho, este verso de la canción que da título al propio CD: “mujer, canción, amor, mi fe” es toda una declaración de principio y cada partitura concurre a potenciar esta característica. Ojo, no me refiero al Romanticismo como movimiento artístico del siglo XIX sino estrictamente a la carga sentimental, a la pasión que lo inspira y lo sostiene. Luis compone y canta como desbordado por la magia de este sentimiento, como si cada canción fuese un pedazo que se arranca del pecho, como si solo él supiera que no hay sobre la tierra pasión que nos identifique mejor. Por eso su canción parece enamorar, seducir, pero sobre todo enaltecer y celebrar la belleza femenina; a veces apelando a la picardía del criollo insular como en el “Premio Nobel” y otras evocando su ausencia desde un lirismo y un desgarramiento que la sublima y endiosa como en “La última canción de Ana”. Afrodita se convierte en la gran protagonista de estas 12 canciones en las que la mujer deviene deidad, objeto de culto. Tal vez por eso tenga la sensación de estar en presencia de una especie de Taj Mahal musical es decir, ante la monumental arquitectura sonora de quien descubre el sentido de la vida, comprende su auténtico poder, su valor supremo y paradigmático y le erige su mayor ofrenda. Ese magnetismo que convoca al delirio, a festejar sin tapujos la voluptuosidad femínea hace que este disco sea un tributo a la belleza de quien encarna la quinta esencia, el akash* de la poesía. Sospecho que si la mujer no existiese tampoco existiría este disco, ni siquiera el espíritu fundacional y simbólico de la trova cubana preñado por sus alegorías. La mujer es su musa, su arquetipo simbólico indiscutible y la canción le debe toda su grandeza e historia a su inspiradora figura. En ese contínuo homenaje por el que viaja casi toda su lírica son notables además “Si cocinas como caminas”, “Media naranja”, “Mujer de mis esperas”, “Por la mitad”. Sin embargo el momento en que ese goce llega al paroxismo, a su más carnavalesca expresión llega con el tema “Óleo a una mujer con bikini” título que parodia la célebre canción de Silvio Rodríguez “Óleo de una mujer con sombrero” y que, si rítmicamente se instala en el Songo (ritmo que en cualquier latitud identifica el sonido con que Formell y Changuito colocaron a Van Van en el mapa musical del planeta), su texto es un auténtico collage de pegajosas melodías congueras y soneras con las que Luis parece repasar algunos de los estribillos más conocidos de la canción popular bailable como en un merecido tributo. 3 Decir que este disco es lo que cómodamente llaman “Pop latino” es decir verdaderamente poco, tal vez nada. Un concepto tan ambiguo y prefabricado más bien despista, prejuicia y reduce toda la riqueza que musicalmente contiene y quiere proponer este cantautor que _ como sus coterráneos_ tiene un pacto con la poesía, tiende a convocar múltiples influencias en el dibujo de su particular paisaje sonoro y además tiene la asombrosa virtud de pasar sin conflicto alguno del tema más festivo al desgarramiento de la canción más íntima. Este es un disco vigoroso en su puesta en escena, de múltiples tonos y tempos, de momentos ocurrentes, fulgurantes así como de un lirismo melódico que viene a coronar su sensualidad. Por el desfilan en perfecta concordia los ritmos aparentemente más disímiles y difíciles de fusionar. He ahí la estimable labor de Luis Márquez y del mismo Luis Muñiz en su ensambladura: con/jugar (a) lo imposible. Al ser un creador atento y abierto a lo plural precisa entonces una labor de meticulosa artesanía es decir, que su música, sin las estridencias de la rumba, la timba, el songo o el rap sea también una invitación a la fiesta, al baile, que sin la densidad virtuosa del jazz deje espacios a la improvisación, que sin la saudade de la bossa o el ardiente fervor de la samba evoque con elegancia y gratitud sus cadencias, que sin la eléctrica y radical energía del rock o el funk reclame para sí su vitalismo. Esta ardua maniobra propia de los buenos artífices define este disco y a casi toda la estirpe de cantautores cubanos asentados en la diáspora, identifica su hacer creativo que, habitando entre coordenadas mercantiles y culturales, no renuncia a ir más allá de las raices en su búsqueda; de ahí que sus propuestas sean difíciles de asimilar por un mercado tan estrecho, parcelado y más rendido al capital que a la música. Bienvenidos sean pues todos y todas las creyentes en la fe de Eros y Afrodita, bienvenidos a esta ceremonia de la mulatitud y el amor, ya sea al derecho o al revés, aquí hay un buen remedio para seguir apostando por la vida. Gracias Luis aquí te dejo mi sincero y largo aplauso. Julio Fowler Madrid / Primavera de 2007 Nota: (*) Akash: En Sánscrito es el elemento del que provienen los demás elementos, de donde se derivan la tierra, el agua, el fuego y el aire.


Reviews


to write a review