Roman Ochoa | Mexicano

Go To Artist Page

Recommended if You Like
Grupo Intocable Grupo Pesado Los Tigres Del Norte

More Artists From
Mexico

Other Genres You Will Love
Latin: Norteño Latin: Ranchera Moods: Mood: Patriotic
There are no items in your wishlist.

Mexicano

by Roman Ochoa

Somos orgullosamente Mexicanos. A falta de dinero, siempre tendremos nuestro ingenio para luchar día con día. Además de la gracia bendita, de ser la mezcla perfecta entre Español y Mexica.
Genre: Latin: Norteño
Release Date: 

We'll ship when it's back in stock

Order now and we'll ship when it's back in stock, or enter your email below to be notified when it's back in stock.
Sign up for the CD Baby Newsletter
Your email address will not be sold for any reason.
Continue Shopping
available for download only
Share to Google +1

Tracks

Available as MP3, MP3 320, and FLAC files.

To listen to tracks you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Sorry, there has been a problem playing the clip.

  song title
share
time
download
1. Mexicano
Share this song!
X
3:39 $1.25
preview all songs

ABOUT THIS ALBUM


Album Notes
Desde que comenzamos a tener uso de razón, los mexicanos aprendemos a respetar y amar nuestra bandera y nuestro himno nacional. Cuando tenía 5 años y cruzaba las calles de la mano de mi madre, recibí una buena noticia en el jardín de niños al que acudía. Yo había sido seleccionado para ser parte de la escolta y dar las órdenes.

Mi madre me llevó a una sombrerería cercana al mercado Alianza en Torreón, Coahuila, a buscar la gorra de almirante que se requería para ser parte de la escolta. El señor que nos atendió, sacó una pequeña caja de cartón, la puso sobre el mostrador y de su interior sacó una hermosa gorra de almirante color blanco con visera negra. Yo no podía creer que esa gorra iba a ser para mí. A pesar de mis súplicas para llevármela puesta, la gorra viajó con nosotros de vuelta a casa… en su caja de cartón.

Después de una semana de ensayos con la escolta, aquel lunes por la mañana estaba en casa, vestido de blanco con un suéter rojo. Esperaba que mi madre bajara mi gorra de un clóset donde la había puesto lejos de mi alcance. Finalmente apareció mi madre en la habitación, tomó la gorra y me la puso suavemente.

— Ya estás listo, Capitán. Recuerda que tus amiguitos y tú llevarán nuestra bandera. No es un juego, es algo muy serio. Siempre debes respetarla, amarla y protegerla. ¿Me lo prometes?

— Sí, mamá.

Lucir esa gorra, y saber que nuestra escolta llevaría nuestra bandera, hacían que cada paso hacia el jardín de niños fuera de lo más importante para mí. Cuando llegamos, ya comenzaban a formar a todos mis compañeros en el patio. Cuando la formación y la escolta estuvieron listas, la directora salió de uno de los salones con nuestra bandera y se la entregó a la abanderada. Se hizo un silencio total. Había llegado mi turno.

— Atención escolta, paso redoblado. ¡Ya!

A mi voz, la escolta comenzó a marchar alrededor del patio. Todos los niños, maestros y padres de familia que estaban presentes, mostraban respeto saludando con su mano sobre el corazón. Comprendí que mi mamá tenía razón: aquello no era un juego. Se nos había encomendado el cuidado de nuestra enseña nacional. Al entonar nuestro himno y ver nuestra bandera ondeando, sentí mucha emoción. A mis 5 años me sentí muy orgulloso de ser mexicano.

La mañana del 11 de Agosto del 2012, volví a sentir esa gran emoción. Nuestros futbolistas mexicanos, lograron lo que todos los mexicanos esperamos de nuestros deportistas, ganar la medalla de oro en unas olimpiadas.

Solamente Luis Fernando, los jugadores y sus familias saben los sacrificios que tuvieron que hacer por años para que llegara ese momento. Ardua preparación, concentración y sueños se concertaron en estos mexicanos cuando lograron su objetivo en las olimpiadas de Londres 2012. No fue ni suerte ni casualidad lo que los llevó hasta el podio de las premiaciones. Fue estar concientes de que representar a tu país no es un juego, si no algo muy serio.

Al ver ascender nuestra bandera en el lugar de honor y escuchar las notas de nuestro himno nacional resonando en Inglaterra, volví a sentirme muy orgulloso de ser mexicano. Supe que mientras haya deportistas con honor, que regresen a México con medallas en lugar de excusas, no todo estará perdido. Estoy seguro que estos mexicanos serán la inspiración y el ejemplo para muchos de nuestros niños.

¡Gracias a Luis Fernando y a sus jugadores por el regalo tan hermoso que nos hicieron! ¡Gracias por poner el ejemplo de cómo debemos, los mexicanos, poner en alto nuestros colores patrios y representar con seriedad a nuestro querido país!


Reviews


to write a review